XX Dia del patrimonio regional

Con motivo del XX día del patrimonio regional, publicamos el manifiesto de la federación regional del patrimonio en Castilla y León

Por el protagonismo de la sociedad civil   
en la salvaguarda del Patrimonio.
Tras dos años difíciles por la situación pandémica que ha dificultado
enormemente el trabajo de las asociaciones y colectivos ciudadanos,
queremos aprovechar la luz del retorno a una cierta normalidad,
reclamando el protagonismo de la sociedad civil en la salvaguarda del
Patrimonio Cultural.
El Patrimonio Cultural constituye, junto con el Medio Natural, uno de los
valores esenciales de nuestro sistema de vida, por lo que compete a
todos los ciudadanos su salvaguarda para las generaciones futuras. Esta
es la base sobre la que se asienta la existencia de normas específicas de
protección y garantía de su conservación.
El ejercicio de esta responsabilidad social ciudadana se explicita, la
mayor parte de las veces, en lo que conocemos como “voluntariado”,
ligado con asociaciones de tal naturaleza pero también con la labor
callada y anónima de muchos particulares.
Para hablar de voluntariado y de su valor en relación con el Patrimonio
Cultural es preciso desterrar la idea de que se está recurriendo a una
fórmula que precariza el trabajo técnico y lo devalúa. Más bien, al
contrario, lo que el voluntario aporta es valioso para el patrimonio, su
gestión y su estimación social. La actividad del voluntariado requiere sin
duda formación y de ninguna manera excluye un adecuado seguimiento
e incluso evaluación y un sistema que permita una recompensa
adecuada a sus intereses y motivaciones individuales y de grupo, que la
mayor parte de las veces no es otra que el reconocimiento de su
contribución y la interlocución con las Administraciones en sus demandas
y observaciones.
  De todos los bienes del patrimonio cultural, un alto porcentaje,
más del 90% del cómputo general de bienes catalogados en el estado
español, se encuentra localizado en el medio rural, una cuestión nada
baladí si acercamos el zoom a nuestra tierra, Castilla y León, donde
además, el poblamiento rural se encuentra en una delicada y desoladora
situación de abandono paulatino de su vecindad. Esto provoca aún más,
si cabe, la necesidad de buscar nuevas formas de protagonistas activos
en la salvaguarda de nuestro patrimonio. Precisamente, en este medio
rural, ciudadanos anónimos han sido protagonistas en el respeto,
cuidado y protección de patrimonio. Desde la figura del sacristán que
ejercía labores de vigía en el patrimonio religioso, hasta la actual
situación de determinados vecinos que custodian la llave y el cuidado de
su iglesia, de su ermita o de la Casa grande.
Afortunadamente, desde hace unos años surgen iniciativas de pequeños
grupos de voluntarios en torno a la gestión, conservación y protección
de algunos monumentos, monasterios, palacios, arquitectura local, etc.
Estas iniciativas puntuales complementan a otras asociaciones ya
constituidas como las integradas en la Federación por el Patrimonio de
Castilla y León que sin duda son aptas para canalizar la actividad de
salvaguarda del patrimonio en el ámbito local, provincial o regional, sin
mengua para la responsabilidad que incumbe ineludiblemente también a
las administraciones
Estamos ante un momento crucial para que las administraciones de
Castilla y León acepten la interlocución con la sociedad civil, cuenten con
ella y, apostando por la figura del voluntariado, apoyen decididamente a
las entidades, colectivos y particulares que tienen como interés y
objetivo salvaguardar el afortunadamente extenso y variadísimo
patrimonio de nuestra Comunidad. Los colectivos que trabajamos para
que no se pierda una parte importante de nuestra identidad cultural y
natural bien merecemos un hueco de consideración ante las
administraciones que gestionan el patrimonio de todos. Exigirlo es
nuestro derecho. Reconocerlo es su obligación.
 
En Castilla y León, a 10 de mayo de 2022.

Otro olvido del patrimonio en los presupuestos

Una vez mas los gobernantes, da igual las siglas, demuestran que solo les interesa el patrimonio mientras están en la oposición y como arma electoral ,sin ninguna intención de hacer nada cuando tienen capacidad https://www.eldiario.es/cultura/presupuestos-cultura-altos-historia-olvidan-patrimonio-proteccion_1_8400769.html #patrimonio #presupuestos

Las asociaciones no tienen entidad financiera quien les escriba.

Las asociaciones no tienen entidad financiera quien les escriba.

El movimiento asociativo ha sido, es y será el principal motor del cambio y progreso de las sociedades. El impacto de sus actos, desde las más generalistas hasta las más específicas, desde las más numerosas y transversales geográficamente hasta las más pequeñas y localizadas en núcleos sociales aparentemente insignificantes, es la sociedad en la que vivimos…y en la que viviremos y legaremos a las siguientes generaciones.

Siempre ha contado con enormes barreras para su actividad que han acabado por hacer desaparecer multitud de acciones civiles e incluso los derechos individuales de sus miembros. El presente texto, a modo de protesta y reclamación, quiere hacer ver un problema, que será una barrera franqueable, pero que sin duda es un oxímoron: las asociaciones pequeñas sufren exclusión financiera; en una cada vez más mercantilizada sociedad, al corazón de la sociedad civil, le aplicamos la economía de escala.

Las entidades financieras en España, todas, aplican comisiones de mantenimiento y uso a las cuentas corrientes de las organizaciones sin ánimo de lucro, desde 60€ hasta 300€ anuales, siendo el coste promedio de 150€ anuales. Algunas de ellas, como si de un cliente comercial más se tratasen, ofrecen gratuidad el primer año o bien planes de vinculación a través de contratación de otros productos o servicios para minimizar o eximir del coste. Incluso marcas que se jactan de ser Banca Ética también aplican gastos. El incremento anual que se viene dando, hace inviable el derroche de recursos económicos en disponer de cuenta bancaria para asociaciones cuyo tamaño por número de socios es pequeño.

Sin embargo, vivimos una época de transformación radical de nuestra economía doméstica, donde las instituciones públicas gerentes y garantes de ésta, nos aconsejan e incentivan hacia el uso de los canales digitales y los medios de pago virtuales para desterrar el uso del efectivo. Del mismo modo para premiar o acudir a cualquier concurso, subvención, donación, estudio o asesoramiento, el origen y destino del dinero ha de ser a través de cuentas abiertas en entidades financieras. Además, el sistema económico y sus actores nos guían hacia la Economía Circular y la Economía Social como modelos de sociedad sostenible.

Ante esta situación asociaciones como la nuestra se dedican a peregrinar de entidad financiera en entidad financiera, ya sea banco o cooperativa, online o vía tradicional, y en aquellos que al menos dan la posibilidad de contratación de la cuenta corriente a una asociación, para ir reduciendo el impacto de los costes financieros, o bien a mantener el dinero de la asociación en un cofre, a la antigua usanza, abriendo y cerrando cuentas, con un coste menor que el mantenimiento anual, para recibir o transferir los fondos dimanantes de su actividad.

Nuestra Constitución en su artículo 22 recoge el Derecho de Asociación y establece que todas las Asociaciones que se constituyan deben inscribirse en un registro público y la Ley reguladora del Derecho de Asociación establece que las asociaciones se constituyen por acuerdo de tres o más personasfísicas o jurídicas que se comprometen a poner en común conocimientos, medios y actividades para conseguir finalidades lícitas comunes, de interés general o particular.

Dentro de la UE y así se aplica en nuestro país, existe la obligación de proporcionar y el derecho a tener una Cuenta de Pago Básica para personas físicas en condiciones de vulnerabilidad económica, con unos servicios básicos a cambio de una comisión máxima de 3€ al mes (Comisiones – Cliente Bancario, Banco de España (bde.es)).

Sr. Gobernador del Banco de España y Sr. Consejero de Economía de Castilla y León: les solicitamos que hagan extensible esta obligación y derecho a todas las organizaciones sin ánimo de lucro en riesgo de exclusión financiera o bien negocien convenios con entidades financieras para reducir a la mínima expresión los costes de servicios financieros o hagan lo que tengan que hacer para dar una solución real a este problema.

A la multitud de asociaciones civiles que vertebran nuestra sociedad: amas de casa, vecinales, culturales, lúdicas o de tiempo libre, juveniles, deportivas, educativas, divulgativas, de la tercera edad o de la infancia, medioambientales, de sensibilización o destinadas a colectivos desfavorecidos, urbanas o rurales que transforman, luchan y ayudan, con su determinación y altruismo, a todo el conjunto de la sociedad, les será de enorme utilidad y apoyo: el que todos ustedes , nosotros y las futuras generaciones les debemos lo que somos y seremos.

Nueva Junta Directiva de la asociación

El pasado sábado 18 de septiembre, se celebró en Valladolid la Asamblea General y Extraordinaria de la Asociación por el Patrimonio de Valladolid en el que se aprobaron diversos asuntos de interés así como una nueva Junta Directiva compuesta por las siguientes personas:
Presidente: Miguel Ángel Pena
Vicepresidenta: Mónica Iglesias
Secretario: Andrés Madroño
Tesorero: Iván San Segundo
Vocales: David Muriel y Miguel Ángel García